Peliculas para adultos a través del streaming

Hace unos días, mientras miraba por internet noticias relacionadas con el mundo de la actuación, me di cuenta de algo que no creo que sea una novedad para nadie, si es que lo analizamos bien: poco a poco, los canales de televisión, e incluso algunas productoras de cine, están haciendo de la web un segundo canal de promoción y acceso a sus contenidos, más allá de los tradicionales de toda la vida. Así, ver de forma online cualquier contenido audiovisual es cada vez una cosa más normal, e incluso se podría decir que se está convirtiendo en la forma favorita del público para acceder a esta clase de contenidos.

Así, amigos, el streaming ha llegado para quedarse, y para mí (una opinión totalmente personal) que no tardaremos mucho en olvidarnos de la televisión tradicional, y ver cómo canales público y de pago ofrecen sus programas de esta forma. De hecho, ya son muchos los que transmiten en vivo por internet mientras emiten sus contenidos a través de las antenas de televisión, y ni hablar de las nuevas empresas que ofrecen un catálogo sin fin de cines, series y documentales totalmente a la carta de forma online y que se están convirtiendo en los reyes del cotarro. Creo que el futuro de las producciones televisivas para por ahí, y seguro que sois muchos los que me dais la razón.

Pero en toda esta vorágine internauta de emisión audiovisual, ¿dónde dejamos las películas porno online? No es una pregunta hecha al aire, porque un dato curioso es que, revisando varias de estas plataforma de streaming, no he encontrado ninguna que ofrezca esta clase de contenido. Vale, tienen producciones que pueden considerar de adultos, ya sea por violencia o quizá un lenguaje poco apropiado para ciertas edades, pero ¿abiertamente pornografía? No amigos, esto parece haber sido olvidado a propósito.

Y digo a propósito porque es difícil que lo hayan olvidado por descuido, ya que sus aplicaciones son verdaderamente sorprendentes y están llenas de un montón de herramientas con las que hacer mucho más fácil el acceso y la restricción a los contenidos que, o bien adoramos, o bien odiamos. Con formas tan sencillas de hacer nuestra criba, y apartar definitivamente aquello que no no gusta o no nos podemos permitir visionar, ¿por qué no encontramos contenido pornográfico en una cartelera que en ocasiones se puede hacer interminable? No me queda más remedio que pensar que debe haber una razón para su omisión deliberada, y sería interesante sabe el por qué.

Aunque bueno, tampoco debería ser tan difícil encontrar una explicación. Somos una sociedad hipócrita, a la que no le gusta llamar a las cosas por sus nombres cuando no son agradables, ni aceptar nuestras acciones cuando pueden tener alguna connotación negativa. En otras palabras, somos capaces de acceder a diario a contenido porno a través de internet en cualquier dispositivo, pero no nos parece bien que esto se sepa en plataformas en las que puedan conocernos a través de unos cuantos datos personales. Así, tener entre nuestra lista de favoritos peliculas xxx, aunque nuestro perfil sea seguro y sólo pueda ser conocido por unos cuantos, y que esto se sepa, nos causaría una desazón increíble, y acabaríamos por borrarlo definitivamente. O eso deben pensar los que ofrecen los contenidos a través de estas plataformas.

¿Creéis que esto puede ser así? Si el futuro de la actuación para por el visionado streaming, pero a la vez estamos censurando contenido cuando ni siquiera lo hemos ofertado, ¿no se nos cerraran las puertas a los potenciales actores y actrices? Incluso aunque sólo seamos simples espectadores, quizá alguien podría estar interesado en nuestra opinión.